Una habitación propia de Virginia Woolf

Enlace 1 muy interesante y completo al blog maleducadas, que debéis leer pues habla de Santiago y pinchad en el enlace Egeria y os sorprenderéis.

Enlace 2: quien es la famosa estudiosa… J —- H–

Enlace 3: quien fue Rebecca West.

Enlace 4 a una visión actual del tema tratado.

Enlace 5 para saber algo más de Lady Winchilsea.

Enlace 6 a la canción de Mary Hamilton interpretada por Joan Baez.

Aquí la traducción de la balada Mary Hamilton:

Rumores hay en la cocina,

rumores hay en los cuartos:

Marie Hamilton tuvo un hijo

del mas importante Estuardo.

La cortejó en la cocina,

la cortejó en el salón,

la cortejó en la bodega

y allí pasó lo peor.

Envolvió al niño en un paño

y después lo arrojó al mar;

‘Aunque te hundas o nades

conmigo no volverás.’

La vieja reina bajó,

con trenzas de oro en el pelo:

‘Oh, Marie, ¿dónde está el niño?

Yo he escuchado a ese pequeño.’

‘Nunca hubo un niño en mi cuarto,

ni tampoco quiero que haya;

sentí de pronto en mi cuerpo

una profunda punzada.’

‘Oh, Marie, ponte un vestido,

que sea negro o velado,

vendrás conmigo a Edimburgo

para ver ese poblado.’

‘No usaré vestigo negro,

ni me pondré uno velado,

me pondré un vestido blanco

que luciré en el poblado.’

Cuando subió al Cannogate,

lanzó ella tres carcajadas;

cuando bajó el Cannogate,

las lágrimas la cegaban.

Al subir al Parlamento,

un taco se le ha atorado.

Al descender la escalera,

ya la habían condenado.

Cuando bajó el Cannogate,

a nadie vio en su camino;

en las ventanas las damas

lloraban por su destino.

‘No debéis llorar por mí,

ya no lloréis -ella dijo-,

pues merezco la condena

por haber matado a mi hijo.

‘Salud a los marineros

que navegan por el mar,

que mis padres nunca sepan

que no volveré a mi hogar.

‘Salud a los marineros

que navegan por el mar,

que mis padres nunca sepan

que aquí me van a matar.

‘Oh, poco pensó mi madre

que en la cuna me mecía

qué tierras iba a pisar,

qué muerte me esperaría.

‘Oh, poco pensó mi padre

cuando en brazos me tenía

qué tierras iba a pisar

qué muerte me esperaría.

‘Anoche serví a la reina,

la acosté con gentileza,

me recompensa esta noche

cortándome la cabeza.

‘Anoche eran cuatro las Maries,

sólo tres habrá desde hoy:

Marie Seaton, Marie Beaton,

Marie Carmichael y yo. “

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alrededor del libro, Ficha técnica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s